Torrente es GIT

Loading...

martes, 6 de enero de 2015

LOS REYES VAGOS

Cuenta la leyenda que, luego de los monarcas que le llevaron el incienso, la mirra y el oro al niño Jebús, hubo otra comitiva de soberanos o hijos de... soberanos hijos de... bue, no está claro en el papiro, que -con la excusa de que se trataba de armas de exterminio masivo- le llevaron desde el oro el incienso y la mirra hasta el pañal que almacenaba la caquita resplandeciente del bebé sagrado.
Es poco conocida la segunda parte de la noche más festejada de la historia, pero, es verdad. Se morfaron la vaca del pesebre en un célebre asadito real. Al burro, lo cargaron con el botín, a María la reco... bueno... no se lee, la puta madre!... San José les terminó debiendo unos trabajitos para el subte de Garcar, y los angelitos se hartaron de cagarlos a flechazos, pero todas los proyectiles se estrellaban contra la dureza del rostro de los tres monarcas (Según dicen eran mitad mono, mitad garcas).
Un detalle que no debe causar asombro ni escozor en el lector es que no hay negros en este terceto de soberanos... Es que antiguamente se culpaba a los negros de estar atrás de la inseguridad y el tráfico de narcóticos... Sin embargo, pese a estar orgullosos de no tener negros en el personal, los tres Reyes Vagos tenían sus particularidades: Va-A-Asaltar, que venía de la tierra de los tigres en Oriente, tenía buen chamuyo, mucha sonrisita, pero a la hora de poner el lomo, se borraba como Casildo Herreras. Aparte, una vez que te convencía te choreaba hasta las ganas de coger... rapidísimo. El segundo, Garcar, que reinaba en las orillas del Río de este lado de la banda oriental, era un gran prestidigitador, un hechicero que pese a no hacer un orto en palacio, echar mocos apenas le daban la oportunidad, afanar con impuestos altísimos a sus súbditos, era tenido en cuenta por un sinnúmero de habitantes de la zona portuaria del imperio... solía dormir en horas de laburo, e irse de viaje de placer cada vez que había una catástrofe... un verdadero Rey Vago. Finalmente, el sonriente Mercón, era el líder del comercio a otros países de la región. ¿Qué comerciaba? puesss... buenoo... se sabía poco de ese tema. Si embargo en sus tierras se cultivaba el Opio, las Amapolas y otras especies de extraño procesamiento posterior... Se ufanaba de usar una corona que luego adjudicaba a los perseguidos del reino, jóvenes pordioseros que eran acosados por las fuerzas reales, encarcelados y en algunos casos no se sabía más de ellos. Las mazmorras de Palacio estaban atiborradas de esos muchachones que esperaban que algún dia la población advirtiera quien los gobernaba y les metía la mano en el bolsillo con las tasas, los impuestos, y todas las vías de recaudación habidas y por haber y luego les echaba la culpa del choreo a los pordioseros de gorrita... bue, costumbres de la época... hoy por suerte todo eso se ha superado y nuestra democracia nos protege de todo ese salvajismo...
Bueno, con ustedesssss el último hallazgo de GIT investiga... LOS REYES VAGOSSSSS


No hay comentarios:

Publicar un comentario